martes, 24 de agosto de 2010

A Carla, en una charla con amigos, se le ocurrió una boutade (esta palabra es de uno de los amigos, no de Carla, por supuesto): "Se puede coquetear con el suicidio, pero a la cama debe una irse siempre con la vida si no tiene Chanel nº 5 a mano"
.
Esa misma noche se enredó en un químico y blanco laberinto del que no pudo salir. Fue un capítulo más de su camino a la locura.

2 comentarios:

  1. ¡Creo que me estoy dejando influenciar por Ray Loriga y Nacho Vegas! http://www.youtube.com/watch?v=4yRYODHUUNk

    ¡Me parezco a Christina Rosenvinge, pero con más chicha!... Saludos,

    ResponderEliminar