martes, 20 de julio de 2010

"Las convicciones de Sénécal eran más desinteresadas. Cada tarde, terminada su tarea, volvía a su buhardilla y buscaba en los libros un medio de justificar sus sueños".

Gustave Flaubert, La educación sentimental

Y así nos va...

1 comentario:

  1. Me recuerda a alguien...Suerte mañana!!!

    ResponderEliminar