miércoles, 30 de septiembre de 2015

Tardes de agosto

La siesta era de los padres. Nosotros abríamos el monedero, robábamos 50 céntimos y comprábamos pelotas de goma, transparentes, pequeñas, con colores dentro.

El Universo.

A veces, un helado en el kiosco de la Glorieta.

1 comentario:

  1. esas pelotas preciosas, las había olvidado. cómo botaban...

    ResponderEliminar