domingo, 18 de septiembre de 2011

M propone volver a la economía de trueque y ha comenzado estableciéndola entre nosotros. Así, hemos decidido cambiar libros por sonrisas. Tarea difícil, vive dios. Y es que la pena por lo que se está haciendo y se permite que se haga con la educación es mucha...

 La última negociación ha sido así:

Proust, de Samuel Beckett, texto bilingüe, versión castellana de Bienvenido Álvarez, Barcelona, Península, 1989
Recuerdos de un callejón sin salida, de Banana Yoshimoto, traducción de Gabriel  Álvarez Martínez, Barcelona, Tusquets, 2003
La fuga de Tolstoi, de Alberto Cavallari, traducción de Marc Granell, Barcelona, Península, 1997
Goethe. Historia de un hombre, de Emi Ludwig, traducción de Ricardo Baeza, Barcelona, Editorial Juventud, 1932
Marguerite Duras. Cuadernos de la guerra y otros textos. Edición de Sophie Bogaert y Olivier Corpet, Madrid, Siruela, 2008
Koba el Temible. La risa y los veinte millones, de Martin Amis, traducción de Antonio-Prometeo Moya, Barcelona, Anagrama, 2004
Bestiario de amor, Richard de Fournival, traducción de Ramón alba, Madrid, Miraguano, 1980
Un gran porvenir a la espalda. Vida, amores y milagros de un mattatore contados por él mismo (biografía de Vittorio Gassman, nada menos...), traducción de Fernando Gutiérrez Barcelona, Planeta, 1983

3 comentarios:

  1. Sí sí, guapa, pareces una actriz de Jolibus y todo, y eso que estoy enfadado contigo porque me tienes abandonadito.

    ResponderEliminar