martes, 26 de octubre de 2010

El roto, hoy, en "El país"

Casa Árabe organiza una exposición que no nos deberíamos perder...

 .
Más información aquí. Profes de lengua: se me ocurre que a lo peor no insistimos en el placer y la belleza de trazar bellos signos que, de alguna manera, nos representan. Y, al mejorar su trazo, y precisamente porque nos representan, se mejoran, nos mejoramos... ¿De dónde, si no, esa obsesión por el grafitti, que no en vano, pienso, tiene la misma partícula compositiva? Y es que la letra es muy importante (LaMoni: toma nota). Por si no la han visto (más información sobre la peli aquí)
.
.
Creo que hoy ya no tengo nada más que decir... Voy a seguir con el análisis de "El aleph" (había escrito "voy a terminar de analizar", pero lo borré porque eso es imposible...)
.
Pero no puedo dejar de ceder a la tentación de compartir un poema de Herbert Dreiske que hoy cuelga David en el feis...
.
Solo desde que estoy
de mi propio lado
-no fuego juego de niños
llegar a ello-
puedo ponerme
por completo
-y seguir siendo yo-
del lado de los otros.
.
Hale, ahora sí, porque esto no necesita comentarios, me parece... Creo que se va a convertir en uno de mis poemas de cabecera...

No hay comentarios:

Publicar un comentario